Seleccionar página
Las tipografías que elijas expresan la manera en que tu marca se comunica visualmente. 
Brinda de carácter y estilo la personalidad de tu marca. Si no pasa esto es importante que 
sepas que puede o no provocar la unión o atracción con tu público o posible cliente. 
Existen dos opciones por las cuales decidir:
La primera es aprovechar las familias de fuentes. Por ejemplo usar Serif como fuente principal 
y para el cuerpo del texto puedes utilizar Sans Serif. Así no correrás el riesgo de combinarlas 
con poca armonía. 
Segunda opción es combinar fuentes diferentes. Pero “ojo”: no debes utilizar en el mismo 
proyecto más de 2-3 fuentes, para evitar el riesgo de obtener un resultado caótico y poco 
ordenado; pero tampoco debes combinar caracteres muy similares entre sí. Porque para ello 
tienes la primera opción que te acabo de comentar. ¿Un ejemplo? Una fuente moderna como 
League Spartan, con una estructura muy geométrica, combina muy bien con Libre Baskerville, 
una fuente de estilo elegante y tradicional. 
El toque final siempre lo pondrás tú con tu buen gusto. Conforme vayas combinando podrás 
darte cuenta qué fuentes, combinadas, van Perfecto con tu marca y cuales definitivamente no 
checan.
Abrir chat